“Ponernos una máscara es la mejor forma de ocultar una emoción, y la mejor máscara es una emoción falsa que desconcierte y que actúe como camuflaje” – Paul Ekman Psicólogo norteamericano –

Susana es capaz de todo por recuperar lo perdido y Mariano hará lo imposible para reconquistar a quien se fue. Esta obra representa a cada uno de sus realizadores e interpela al espectador, ya que refleja lo que pensamos, hacemos y decimos ante una emoción difícil de transitar. Expresa nuestro corazón cotidiano. Pero ¿de qué manera se puede recuperar lo perdido cuando la verdad se disfraza de mentira? ¿Cómo podemos hacer imposibles para reconquistar a quién se fue si no lo asumimos? ¿Podemos vivir con una máscara toda la vida? “La vida es un Photoshop” ensaya esa capacidad que tiene el ser humano de engañarse siempre. Se disfraza, se maquilla, hasta disimula para poder seguir adelante ante la tensión que genera soportar la verdad de una situación o emoción.

El director Claudio Favieri hace un paralelo entre el Photoshop y la forma de actuar y proceder del ser humano, creando “La vida es un Photoshop”, invitándonos a reflexionar sobre las consecuencias de vivir una vida disfrazada, escapando de la verdad, disimulando no sentir. “La vida es un Photoshop” se compone de dos monólogos escritos por Miriam Russo: ‘Por culpa del chucker’ y ‘Ojalá se te de vuelta el kayak’. En este mix colisionan lo que se ve y lo que se siente con lo que no se dice y lo que no se expresa. Una danza permanente en cada instante, a través de cada gesto, cada palabra, y cada mirada y silencio manifestado.

Vale destacar que “La vida es un Photoshop” es el segundo trabajo en conjunto entre Miriam Russo y Claudio Favieri. La primera vez fue en el 2003 con una versión de “Corpiñeras” que llevaba el título original “Medio Punto”. Susana es capaz de todo por recuperar lo perdido y Mariano hará lo imposible para reconquistar a quien se fue.

Funciones: Jueves de octubre y noviembre a las 21.00
Teatro Gargantúa Jorge Newbery 3563 CABA

Comentarios