En el club del barrio se puede practicar ese deporte que, de a poco, comienza a ser más popular en el país.

Seguramente sean muchos más los que vean béisbol por televisión que los que lo practiquen. Y seguramente sean muchos más los que no entiendan qué hace esa gente corriendo detrás de una pelota luego de ser bateada.

Es que, claro, en un mundo fútbol-dependiente, resulta difícil entender a aquellos deportes en los que no hay que meter la pelota en un arco o, a lo sumo, en un aro. En Buenos Aires, en Capital, sobran las plazas en las que basta buscar un par de árboles o, a lo sumo, improvisar un arco al que patear. Pero, como en toda la argentina y en casi toda Latinoamérica, todavía falta la cultura del bateo.

¿Qué hacer si un hijo quiere jugar al béisbol entonces? Ferro, entre otras actividades, ofrece jugar a ese deporte “exótico” en estas tierras. No solo los chicos, a partir de los 5 años, sino las chicas pueden empezar a hacer los primeros palotes (o palazos sería más adecuado decir) en el béisbol. La cita es en la cancha auxiliar que está ubicada en Avellaneda 1240 y no sólo hay lugar para los más chicos, sino también para los juveniles y los mayores.

Bateador, picher, base, strike son todos términos alejados al común de la gente. Está bueno también que un club como Ferro, que tuvo su tiempo de gloria en deportes masivos como el fútbol y básquet, tenga un lugar para actividades menos conocidas. Como se ve, hay deportes para todos los gustos.

Béisbol en Ferro Carril Oeste, para más información beisbol@ferrocarriloeste.org.ar

Comentarios